El grueso del proceso, que se acometerá el próximo año y afectará a ambas plantillas, se concentrará en los servicios centrales y en la red comercial de Alicante.

Bankia-BMN empieza a hacer números sobre el grado de ajuste necesario para lograr los 155 millones de sinergias previstas. El grupo está pendiente de obtener las últimas autorizaciones de la operación de fusión. Será entonces cuando empezará a negociar con los sindicatos el ERE, que afectará a ambas plantillas.

La dirección está pensando poner sobre la mesa la cifra de 2.000 empleados, un 11% de los 17.500 que suman entre los dos bancos. De ellos, 4.026 proceden de BMN.

Tal y como se indicó desde el principio, el grueso del proceso afectará a los servicios centrales, porque la mayoría de las posiciones están duplicadas. BMN tiene su sede en Madrid, pero la mayor parte de su estructura se encuentra en Murcia. En los servicios centrales de BMN trabajan en total cerca de 700 empleados.

Bankia contrató hace dos meses a Oliver Wyman para valorar medidas de ahorro en la central de Bankia.