Si alguien, con sus mejores intenciones pensaba que, como dice el refrán, “Año nuevo, vida nueva”, se equivocaba.


El inicio del año para los profesionales de CaixaBank no solo no cambia, sino que empeora.


A la “desastrosa” integración tecnológica, sacada adelante, única y exclusivamente, por el sobreesfuerzo realizado por la plantilla, se le une la “chapucera” integración de plantillas – realizada tarde, mal y sin tener en cuenta el mestizaje de clientes – sin olvidarnos de la “descoordinada” actuación frente a la ola de Covid que ha mermado las plantillas de los centros. Si todo esto fuese poco, hay que sumarle la presión comercial desmedida con la que ha comenzado el año.


Atrás queda el espíritu navideño para algunos responsables que, con malas formas y actitudes “chulescas”, presionan a los profesionales para que el cumplimiento de los retos se produzca desde el minuto uno de su inicio, sin tener en cuenta ni ser sensibles a la realidad que está viviendo la plantilla.


Y todo esto, olvidándonos del cliente. Tan mal estamos actuando que se están poniendo en marcha campañas para no excluir a las personas que no manejan adecuadamente las herramientas digitales. Y CaixaBank está en el centro de las críticas.
Y, por si esto no fuese suficiente, y como si “toda” la plantilla no hubiese realizado un enorme esfuerzo, ahora CaixaBank pretende castigar a una parte de ella, para ser más claros, a la plantilla origen Bankia.


¿Y cómo? Pretendiendo aplicar la adecuación progresiva a la subida del convenio – ridícula y haciéndonos perder poder adquisitivo si la comparamos con el IPC, con el beneplácito de CC.OO, SECB-FINE y UGT, que fueron quienes lo acordaron – a la parte de la plantilla que proviene de Bankia, a pesar de que este aspecto no estaba en el espíritu del acuerdo que firmamos. ¿Es así como pretenden motivar a la plantilla proveniente de Bankia y crear espíritu de pertenencia? ¿Creando empleados de 1ª y 2ª Categoría?


Pero, además, si tu centro de trabajo era un Centro de Empresas origen Bankia, además, mediante un sistema de medición de datos digno del Mago Pop – sin trazabilidad de datos y sin gestión directa por parte de los profesionales de estas oficinas – encima quieren conseguir que no cobren retribución variable este año.


ACEEC entiende que la solución a estas situaciones descritas pasa por:


• Dimensionar y diseñar adecuadamente las plantillas de los centros.
• Potenciar la figura del referente, al menos 6 meses.
• Protocolo de actuación frente al COVID ágil y operativo.
• Potenciar un Estilo de Dirección profesional, moderno y educado frente al estilo “capataz latiguero”
• No hacer diferencias entre la plantilla, haciendo que una parte importante de ella – más de la mitad – se sienta de 2ª Categoría.
• Pagar los esfuerzos realizados y objetivos alcanzados sin regatear.


Queda mucho camino por recorrer, pero actuando de este modo que está actuando la empresa lejos de ser colaborativo, será de confrontación constante, aunque no es este nuestro estilo, porque desde ACEEC estaremos enfrente de cualquier medida que lesione los intereses de nuestros afiliados o representados.


Recapaciten, están a tiempo de dar forma a un ilusionante proyecto, pero así, ¡¡NO!!


Si crees en una forma de hacer sindicalismo profesional, comprometida e independiente de verdad, súmate a nuestro proyecto. UNETE A ACEEC.


20 de enero de 2022