... ¿se ajustan a la normativa de las Autoridades Europeas?

La Directiva Europea MIFID II, que ha supuesto un antes y un después en la distribución de productos de inversión, fue impulsada con el fin de poner coto a las prácticas que desembocaron en la mayor crisis de credibilidad del sistema financiero.

Prácticas emanadas desde la Alta Dirección que socavaron la reputación de los profesionales y minaron la confianza de los clientes. Una realidad que las Autoridades Europeas han querido zanjar trasladando la responsabilidad a los profesionales que Asesoran a los clientes.

En este nuevo marco, la Dirección de Bankia está tomando la posición más cómoda, la de tomar partido en favor de los clientes y sancionar a los profesionales de forma preventiva (ver circular conjunta)

Como ya venimos alertando desde ACB Bankia hace tiempo y en distintas circulares, se confirman las consecuencias de la responsabilidad que asumen los profesionales con la normativa MIFID, responsabilidad que ni Asesores ni Gestores tienen reconocida ni compensada en sus condiciones laborales.

Al margen del más absoluto rechazo a esta política disciplinaria que no entiende de graduaciones, desde ACB Bankia nos cuestionamos si esta misma disciplina se aplica a la hora de establecer y fijar los objetivos de captación y comercialización de productos MIFID.

La Directiva ESMA 2013/606 sobre políticas y prácticas de remuneración MIFID establece:

  • Artículo 14: “Las políticas y prácticas de remuneración deberán estar diseñadas de tal modo que no generen incentivos capaces de incitar a las personas competentes a favorecer sus propios intereses, o los de la empresa (p. ej., en el caso de la colocación de productos propios, o cuando una empresa promueve la venta de productos que le resultan más lucrativos), en posible detrimento de sus clientes.
  • Artículo 15: “Por otra parte, cuando las políticas y prácticas de las empresas en materia de remuneración vinculan a ésta directamente con la venta de determinados instrumentos financieros, o de una categoría concreta de instrumento financiero, es improbable que dichas empresas puedan, en dicha situación, demostrar el cumplimiento de los requisitos de la MiFID en materia de conducta y conflictos de intereses.

La CNMV establece en relación a las políticas y prácticas de remuneración a definir por las entidades que presten servicios de inversión:

“Sin perjuicio o como ilustración de los criterios expuestos, en ningún caso las siguientes prácticas de remuneración se considerarían aceptables:

  • (i) políticas de remuneración basadas en porcentajes sobre el volumen de ventas diferentes por producto o tipo de producto, dado el alto riesgo de que las mismas propicien las ventas de los productos a los que se aplique una remuneración más elevada y no las de los que mejor respondan a los intereses de los clientes.
  • (ii) sistemas de retribución basados en fijar un mismo porcentaje sobre los ingresos generados por cada producto o tipo de producto o sobre las comisiones de adquisición o venta de cada producto o tipo de producto, puesto que incentivan la venta de los productos con mayor margen para la entidad y no las de los que mejor respondan a los intereses de los clientes.
  • (iii) sistemas de retribución basados en fijar un porcentaje sobre el total ingresado por el agente, o en función del perfil de inversor, puesto que incentivan la venta del producto o tipo de producto que genera al agente un mayor ingreso.“

La propia Entidad de certificación nos recuerda:

  • “Las empresas de servicios de inversión que presten servicios de inversión a sus clientes se asegurarán de no remunerar o evaluar el rendimiento de su personal de un modo que entre en conflicto con su obligación de actuar en el mejor interés de sus clientes.”

Sin embargo, ya en 2018 la Dirección aplicaba una “llave” de fondos para poder “abrir” el cumplimiento de los Racs, y en 2019 entre el 20 y el 30% de la retribución variable está vinculada a la contratación neta de fondos de inversión, además de la sobreponderación de la puntuación en los objetivos de comercialización para determinados productos de inversión.

“La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha impuesto al Banco Santander una multa de 4,5 millones de euros por cometer una infracción muy grave, por no actuar en el interés óptimo de sus clientes y percibir incentivos no permitidos".

“La CNMV multa con 5 millones a CaixaBank por cobrar incentivos no permitidos”

Ante la creciente preocupación de los profesionales por las posibles consecuencias y responsabilidad, desde ACB Bankia instamos a la Dirección a informar convenientemente a la Representación Legal de los Trabajadores (RLT) de los criterios, alcance y responsabilidad sobre la aplicación de la normativa expuesta y en particular sobre la política disciplinaria aplicada y aplicable.

Desde ACB Bankia reclamamos la apertura de una nueva fase de negociación de las condiciones laborales de Asesores y Gestores que reconozca la responsabilidad y la compense adecuadamente, eliminando las barreras actuales en la Carrera Profesional y estableciendo una Categoría mínima acorde, implantando medidas de conciliación efectivas que permitan el desarrollo pleno en el ejercicio de esta función.

Buscar en la web:

ACB Bankia A UN CLIC

¡¡PREGUNTAS!! TE RESPONDEMOS:   

902.750.411 -654.063.211

Envianos tus consultas o tus inquietudes:

asociados@acb-bankia.com

desplazados@acb-bankia.com

directores@acb-bankia.com

gestores@acb-bankia.com

salud@acb-bankia.com

info@acb-bankia.com

Cuéntanos, Participa: estamos muy próximos.

Síguenos en Twitter

Quienes Somos

ACB-Bankia es una nueva formación sindical que reivindica la Profesión, fruto de la iniciativa integrada de unos profesionales que creen que es posible y que se puede defender a los profesionales con rigor y firmeza en un entorno Bancario en el que se deben superar los traumas de la extinción de las Cajas de Ahorros. Leer más...